Canal Abierto Radio | En el marco del 25 de noviembre, Día Internacional de la No Violencia Contra las Mujeres, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y la Central de Trabajadores de Argentina Autónoma (CTA-A) convocaron una movilización que se trasladó para este viernes 26 a partir de las 17.

A su vez, en la sede de ATE se unieron a la acción internacional del banco rojo de prevención, información y sensibilización contra la violencia de género y los femicidios. “Es una campaña mundial social y comunitaria”, señalaron.

“Hace mucho instalamos con las compañeras que los 25N son un día de acción, y este banco es una campaña internacional que en realidad nace como un memorial de las víctimas, es en memoria de las mujeres que fueron asesinadas por ser mujeres”, expresó Clarisa Gambera, titular del Departamento de Género de ATE Nacional, en comunicación con Canal Abierto Radio.

Banco rojo contra la violencia de género instalado en la Sede de ATE.

 

Según el Observatorio Marisel Zambrano, en los primeros diez meses del año se cometieron 227 femicidios y 10 transfemicidios y travesticidios: uno cada 30 horas. En el 60% de los crímenes, el asesino fue la pareja o el ex de la víctima, y el 12% fueron ejecutados por agentes o ex agentes de fuerzas de seguridad. 255 hijos quedaron sin madre, de los cuales 60% son niñeces.

“Esa realidad se impone muy fuerte porque nos siguen matando, lo que genera mucha impotencia. En todo este tiempo se aprendió que la cadena de desigualdades a las que estamos sometidas es la generadora también de esas violencias machistas que terminan en femicidio, entonces no podemos sólo hablar de la violencia doméstica o del asesinato de mujeres sino de la deuda, de la falta de trabajo, de la violencia institucional, de la policía, y cómo se regula la convivencia de una manera machista y misógina”, manifestó la sindicalista.

Y agregó: “Hay que pensar cómo se representan estas desigualdades en los sectores de trabajo, ¿Qué pasa allí cuando una mujer es víctima de violencia? En este tiempo aprendimos a  abrirnos para entender lo complejo de la trama y sobre todo para tener algunas fortalezas en relación a dejar de estar sólo contando muertes y sólo siendo víctimas porque es un lugar que en algún punto también paraliza”.

En este sentido, Gambera destacó la importancia de la organización en clave feminista, y celebró el reciente logro conseguido en el jury a los jueces que absolvieron a los acusados por el femicidio de Lucía Pérez. “Sin organización esto no era posible, se lo dije siempre al papá y a la mamá de Lucía. Avanzamos en decirles no a esos fallos. Si hay una reforma judicial feminista posible es eso que empezamos de a poquito a lograr con esta situación del jury de Lucía Pérez, lo que me pareció muy importante. Es un avance enorme y una conquista nuestra”

“Me parece que esto fue un hito para pensar cómo avanzamos en la calle transversalizando y poniendo nuestras organizaciones al servicio de estas causas. Eso me parece que sintetiza por dónde viene la cosa. Lo que nos dijo la mamá de Lucía y que me conmovió al escucharla, es que todo este tiempo venimos debatiendo sobre la reforma judicial feminista y que este avance se consiguió con las compañeras en la calle, con las trabajadoras organizadas en la calle que hasta ahora son el paso más efectivo porque le estamos diciendo a los jueces ‘ojo porque no pueden hacer cualquier fallo y decir cualquier cosa’».

En este sentido, invitó a la movilización de esta tarde donde habrá  radio abierta y lectura de un documento construido en común en los espacios de feminismos populares donde confluyen organizaciones políticas y sindicales de trabajadoras recorriendo consignas que abren un poco ese panorama. “La idea de que la deuda es con nosotras es la reforma judicial feminista y, por supuesto, de frenar la violencia en general».

Para concluir, hizo referencia a la ausencia de los encuentros plurinacionales y al impacto en los movimientos feministas. “Los encuentros son ámbitos pedagógicos de mística, ahí como que cargas batería porque la agenda del año es transversalizada con otras experiencias”, expresó.

“Hay que ver qué ámbitos comunes vamos construyendo durante el año porque la verdad es que está difícil y no se espera que sea un año maravilloso el próximo”, remarcó en clave de análisis sobre el político y legislativo luego de un triunfo en las urnas de la derecha Argentina.

Y agregó: “Desde los feminismos populares tenemos que fortalecer la trama, la articulación, la unidad del campo popular, tenemos cosas para aportar porque sabemos de construir tramas y unidad desde el movimiento feminista y eso hay que aportarlo al campo popular porque la cosa se pone fea y va haber que defender lo que conquistamos y avanzar en el mejor de los casos. Me parece que los feminismos tienen que pensar en eso con mucha generosidad”, concluyó.

Escuchá la entrevista completa:

 

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico