Redacción Canal Abierto | De cara al 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, Mariana Mandakovic resalta la palabra “trabajadora” porque, asegura, la omisión no es inocente.

Y es que Mandakovic trabaja con la palabra. Es periodista, docente en la Universidad Nacional de Córdoba y dirigente sindical en la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN), en el CISPREN y en la CTA Autónoma, e insiste recurrentemente en la importancia de disputar el discurso y de organizarse para hacerlo.

“Una no puede reclamar que el patriarcado se caiga si no somos conscientes de que hay que hacer una transformación cultural. Y creo que los medios de comunicación son ese escenario donde necesitamos disputar el discurso”, asegura en diálogo con Canal Abierto.

El 11 de junio pasado, Argentina se convirtió en el primer país del mundo en tener una Ley de Equidad en la Representación de los Géneros en los Servicios de Comunicación, que impulsa una representación de las mujeres en los medios, así como mejores condiciones en el ejercicio de la profesión periodística y pluralidad de voces. Es una herramienta muy importante, conseguida gracias a la lucha de las organizaciones feministas, que agitaron el hashtag #FaltamosEnLosMedios, pero que aún no está reglamentada.

“Hacemos falta en los medios. Esta ley es importantísimo que se reglamente y que se lleve adelante, no sólo en los medios públicos sino sobre todo en los medios privados donde esa inequidad está más presente. Hemos visto en estos días en las coberturas de la violación masiva atrocidades en cuanto a comentarios. ¿Cuántos medios han contado con periodistas especializadas en feminismo? ¿Cuántas en el abordaje de esta temática?”, se pregunta Mandakovic.

Y continúa: “Las mujeres son ‘la acompañante de’. Cuando sos joven te ponen a conducir el noticiero. Cuando pasás una determinada edad, dejás de conducir porque ya no respondés a los estándares de belleza que se exigen y pasás a hacer el móvil, cuando tendría que ser al revés. En los varones pasa al revés. En el caso de la radio, vemos cómo el conductor interrumpe en a la compañera que está hablando sobre un tema. No pasa al revés. Cuando habla el varón es el silencio absoluto. Esto lo venimos tratando de modificar y se va peleando desde adentro”.

En el mismo sentido, se pronuncia sobre el Informe América, donde el colectivo Periodistas Argentinas recopiló más de veinte testimonios de trabajadores y trabajadoras que relatan maltratos y abusos en el Grupo América Tevé: “Es perverso ampararse en la exigencia para tratar mal a una persona. Y esto se da muchísimo en los medios de comunicación, porque hay una estructura de poder que supone que podés hacer lo que quieras y que tiene que ver con tu trabajo”.

 

Los números

Según los últimos datos del Monitoreo Global de Medios de WACC, de septiembre de 2021, en Argentina las mujeres retrocedieron su presencia en los medios como sujetas de las noticias de un 29 a un 24% en seis años, mientras que la representatividad de género o la visibilidad de la desigualdad son sólo el 3% del total. Una buena: se encontró “casi paridad” en quienes se encuentran frente a un micrófono en la mayor parte de los medios, salvo en la radio donde los varones siguen siendo 65%.

Por su parte, una investigación publicada en 2018 por Comunicación para la Igualdad muestra que 64% de las personas que estudian comunicación son mujeres, pero son sólo el 30% de las trabajadoras de empresas periodísticas y el 22% de quienes ocupan puestos jerárquicos. En la representación gremial pasa lo mismo: sólo 24% de las personas afiliadas a sindicatos de prensa son mujeres y el 70% de los dirigentes sindicales en gremios de comunicación son varones heterosexuales.

“Es un tema central para las compañeras que nos organizamos en los sindicatos, en la pelea cotidiana. Si no estamos, si no ocupamos los lugares, nunca vamos a lograr que se nos considere con esa idoneidad que se supone que tenemos que tener.  Hay una toma de conciencia y eso es muy importante, porque la toma de conciencia es la posibilidad de construir acción —finaliza Mandakovic—. Los sindicatos, como los medios, terminaban siendo lugares hostiles para las compañeras y para las diversidades. En un grupo de cien compañeras periodistas feministas aparecen diez afiliadas. Queremos la equidad de género también en las listas de los sindicatos pero si las compañeras no están afiliadas no pueden participar. ¿Por qué pensamos que los varones van a regalar las estructuras de poder? Yo creo que es fundamental que nos animemos. Porque somos los sindicatos los que vamos a poder ser las vigías del cumplimiento de la Ley de Equidad en los Medios”.

Este 8M, FATPREN adhiere al Paro Internacional de Mujeres, convoca a la movilización con la consigna  “La deuda es con nosotras y nosotres. Que la paguen los que la fugaron”, y realizará a las 10.30 una asamblea virtual bajo la consigna “Equidad de género en los medios, cupo laboral travesti-trans, reconocimiento de tareas de cuidado, igualdad sindical para las compañeras en los medios de comunicación”, para la que habrá que inscribirse previamente en infoprensa@fatpren.org.ar.

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico