Redacción Canal Abierto | En Ecuador, el doceavo día de protesta del Paro Nacional encabezado por la CONAIE se ve enlutado por una nueva muerte de un manifestante a manos de la policía. Se trata de Henry Quezada Espinoza, quiteño de 39 años, quien falleció debido a un trauma penetrante de tórax y abdomen causado por perdigones. El cuarto asesinato, en lo que va del levantamiento indígena y popular, producido por las fuerzas represivas del Estado sucedió en el parque de El Arbolito, en el centro de Quito, al caer la tarde del jueves 23 de junio.

Mientras la confederación indígena hizo un llamamiento a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH, dependiente de la OEA) para que intervenga, la Policía Nacional declaró que no utiliza armas letales para el control del orden público, intentando desvincularse del crimen del joven.

Frente a la violenta represión y lo que denuncian como intentos de infiltración para generar más violencia y desprestigiar la lucha, los líderes indígenas y de los movimientos sociales convocaron a las delegaciones llegadas de todo el país a concentrarse en la Casa de la Cultura, recuperada ayer por los manifestantes luego de que el Ministerio del Interior retirara las fuerzas que bloqueaban el acceso a este predio público allanado el pasado domingo 19, cuando aún la marcha no llegaba a la capital.

“La última vez que pasó esto fue en los años 60, en dictadura”, sostuvo Fernando Cerón, presidente del organismo, en Twitter, en referencia al allanamiento y ocupación policial de la Casa de la Cultura. “Esta es una institución de libertad, de autonomía, de independencia y en ese contexto nunca pudo haber ingresado la policía, ni ninguna fuerza militar dentro de las instalaciones de la CCE”, afirmaba en otro mensaje. Esta violación de una institución pública autónoma se repitió en las universidades que alojan a las delegaciones indígenas que sufrieron el embate de los ataques policiales y de las fuerzas armadas.

Recuperada la Casa de la Cultura, luego de una deliberación los manifestantes decidieron marchar a la Asamblea Nacional, el parlamento ecuatoriano. Allí nuevamente la multitudinaria movilización fue emboscada y reprimida con gases y balazos de goma por la policía. En todo momento la manifestación llamó a la paz pero muchas mujeres, niños y adultos mayores que encabezaban la marcha fueron violentados y sufrieron golpes y heridas. Fue en el desbande de esta marcha y en la represión posterior donde, en los enfrentamientos, fue asesinado Espinoza.

Por la noche se produjo un ataque con balas a un comunero que comía en el predio de la Universidad Central y a un camión con personas dentro en las afueras del mismo predio.

 

Gran Asamblea Popular

A partir de las 10 horas de esta mañana la CONAIE y sus organizaciones de base (CONFENIAE, FENOCIN, ECUARUNARI y FEINE) convocaron a una gran asamblea en el Ágora de la Casa de la Cultura. A la misma han invitado a los movimientos sociales, de estudiantes, organizaciones de trabajadores del campo y la ciudad y del campo popular en general.

El llamamiento al diálogo con el gobierno sigue abierto pero la convocatoria que comenzó exigiendo el cumplimiento del programa de 10 puntos de la demanda indígena, luego de un año de encuentros con autoridades gubernamentales sin ningún resultado, se ha tornado con el transcurrir de los días y la violencia de la represión gubernamental en un levantamiento popular que incluye a muchos sectores de trabajadores, estudiantes, pequeños productores, que sólo espera que el gobierno de Lasso caiga.

 

Muerte cruzada

La Constitución ecuatoriana prevé en el artículo 130, inciso 2, el mecanismo denominado “Muerte cruzada”. El mismo prevé la posibilidad de interrumpir el periodo de funciones de los legisladores y del jefe del Estado, y de convocar a elecciones generales para la reposición de estos cargos en acefalía. Para habilitarlo se precisan dos tercios de los votos de los asambleístas (92 votos) o la decisión presidencial.

En la mañana de este viernes, jornada doce del Paro Nacional, en los pasillos de la legislatura nacional se debatía esta posibilidad pero no se llegó a alcanzar una cantidad significativa de asambleístas para proponerla al pleno de la Asamblea. La iniciativa, impulsada por legisladores de UNES, liderado por el exiliado en Bruselas Rafael Correa, fue tildada por las otras bancadas de oportunismo, pero no deja de ser un camino que se entrevé posible para encontrar una vía de solución al conflicto social.

La sesión en movilidad virtual del Legislativo solicitó la comparecencia del ministro del Interior, Patricio Carrillo, y el ministro de Defensa, Luis Lara, para dar explicaciones sobre la actuación de la fuerza pública en las protestas convocadas por la CONAIE.

ÚLTIMA HORA
Con la firma de 47 legisladores se formalizó el pedido para debatir en el pleno legilativo la posible destitución del presidente Guillermo Lasso.

En la carta enviada al presidente de la Asamblea, Virgilio Saquicela, se argumenta: “El gobierno nacional en estos trece meses no ha podido enfrentar los graves problemas que tiene el Ecuador, por el contrario, los ha profundizado; ha incumplido los compromisos acordados con diversos sectores con los que se ha comprometido como arroceros, bananeros, productores lácteos; así como las peticiones realizadas por el movimiento indígena y campesino; lo que provocó la convocatoria a movilizaciones en todo el territorio nacional que día a día han ido incrementando”.

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico