Redacción Canal Abierto | En la medianoche del domingo se confirmó el amplio triunfo del Rechazo al plebiscito constitucional que se gestó luego del estallido social chileno en octubre de 2019 y que pretendía enterrar para siempre la Constitución de Pinochet.

Te puede interesar: Chile se debate entre el pasado y el futuro

El “Rechazo” a la propuesta de nueva Carta Magna, si bien fue anticipado, terminó ganando por 61,9% frente al 38,1% del “Apruebo”. En este sentido, Esteban Silva, de la plataforma “Chile mejor sin TLC” y Verónica Ávila, de la Coordinadora Feministas en Lucha, dialogaron con Canal Abierto y expresaron sus sensaciones luego de este duro golpe a un texto que militaron fuertemente.

Te puede interesar: Dictadura vs democracia: la batalla final

“Fue fuerte lo que ha pasado y tenemos que reponernos rápido para reconstruir fuerzas para continuar con el proceso constituyente y reconstruir nuestra correlación de fuerzas golpeadas. Acabamos de sufrir una derrota electoral importante, pero no es una derrota política. La derecha y las clases dominantes -incluyendo el laguismo y la social democracia social liberal- tuvieron que retroceder a la última base y hacer campaña sosteniendo que Chile sí necesita una nueva Constitución, la que antes negaban, aunque distinta a la que estábamos plebiscitando”, señaló Silva.

En tanto, Ávila sostuvo: “Nos cuesta mucho porque apostamos a que esto se tenía que resolver desde la calle, con el pueblo, mientras que los otros, los de siempre, apostaron a que esto se resolviera por arriba. Y eso es lo que en el resultado de anoche se refleja de manera grotesca. Sentíamos que estar en la calle, al ver la masividad de los actos, en el casa a casa que se hizo, en el comentario de las y los que salimos a recorrer la calle, que el discurso de la igualdad, de la dignidad, de la autodeterminación, de nuestro derecho a decidir había calado hondo en este pueblo, en la gente que vive en las zonas de sacrificio que no tiene agua ni para lavarse los dientes, con sus territorios contaminados. Por eso es inexplicable”.

Los medios y sus discursos

Como sucede en el resto de los países de América Latina, el rol de los medios suele pesar en la opinión pública, y en ésta elección no fue la excepción, sobre todo por la clara inclinación hacia las derechas que tienen quienes los manejan.

En este sentido, Silva dijo: “Fueron las brutales y sistemáticas las campañas de demolición contra la convención, contra el texto constitucional que se discutía y contra los convencionales y las organizaciones del pueblo, comandadas por los grandes medios de comunicación hegemónicos. Además, atizaron fuertemente el miedo contra los pueblos originarios y la definición de plurinacionalidad contenida en el texto de la nueva Constitución y la campaña de miedo y rechazo a la inmigración”.

Por su parte, la militante feminista agregó: “El tema de los medios es fundamental. La realidad aquí es complicada de analizar sin contemplar la maldad de una derecha y la democracia cristiana, que fueron los dos rostros que estuvieron a la cabeza de esta campaña al rechazo, y es imposible pensarlos sin analizar la concentración de medios de comunicación que ellos tienen. Son dueños del país y por supuesto que los medios de comunicación son de ellos. Articularon esos medios en beneficio de un único discurso que es el del terror, del miedo y el pueblo de Chile le tiene pánico al cambio, le tiene temor a vivir una vida digna”.

Boric y la promesa de una nueva Carta Magna

“El pueblo chileno no quedó satisfecho con la propuesta de constitución. Esta decisión exige a nuestras instituciones y actores políticos que trabajemos con más diálogo, más empeño, respeto y cariño”, señaló en cadena nacional. Hay que escuchar la voz del pueblo. No olvidemos por qué estamos aquí. Ese malestar sigue latente y no podemos ignorarlo. Me comprometo a construir en conjunto con el Congreso y la sociedad civil un nuevo texto que interprete a la gran mayoría ciudadana”, dijo el presidente tras conocerse los resultados.

A su vez, convocó a los partidos a reunirse para comenzar a trabajar en el texto, y los representantes de la Democracia Cristiana se negaron a participar.

Sobre esta línea, Ávila explicó: “Nos va a tomar un par de días más lograr comprender políticamente el escenario que se dio para que llegáramos a esto. Pero siento que el Gobierno, y en particular Gabriel Boric, una vez más se equivocó cuando salió tempranamente a decir que había que acordar cosas antes de aprobar la constitución, poniendo el texto en una dificultad que mediáticamente no tenía hasta ese momento porque quienes estábamos para el Apruebo estábamos sin condiciones, con el texto completo de pe a pa porque teníamos la certeza de que ese camino lo había abierto el pueblo en la calle.

Y añadió: “No es casual que después de estas palabras, de este acuerdo, figuras como Ximena Rincón, que es senadora por la Democracia Cristiana encabezaran la campaña del Rechazo”.

Reflexiones de lo que se viene

Para Silva, lo ocurrido se puede explicar a través de una reflexión de Gramsci: “Lo nuevo que debe nacer no terminó de nacer y lo viejo no terminó de morir. Y en ese claro obscuro aparecen los monstruos. Y aquí en mi opinión claramente viene de emerger. En la Constitución en disputa, ‘por ahora’ fue detenido nuestro avance y debemos reconstruir fuerza y la direccionalidad política en el campo popular y progresista para retomar el proceso  constituyente”.

Por su parte, Verónica Ávila tomó las palabras de una compañera –de origen afro- de la Coordinadora Feministas en Lucha: “Chile tiene una herida colonial tan grande que no se ve sin su opresor ni sin su sistema. Eso sirve para explicar lo que anoche pasó y cómo este pueblo no sabe ni tiene las herramientas para vivir sin su opresor”.

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico