Canal Abierto Radio | La comunidad educativa del colegio Mariano Acosta hizo ayer un abrazo simbólico al establecimiento en rechazo al sumario contra el vicerrector de la institución por un discurso que le dio a sus estudiantes tras la toma del edificio.

“Al día de hoy sigo sin tener noticias del sumario y lo poco que sé es por los tweets de la ministra de Educación, Soledad Acuña, y los medios de comunicación y diarios hegemónicos”, sostuvo Julio Pasquarelli, el vicerrector y profesor de la institución, en comunicación con Canal Abierto Radio.

Sobre el hecho por lo que lo sancionarían, indicó: “Fue un discurso en el que hablamos varias autoridades de la escuela en el marco de un abrazo a la institución por el 28 de septiembre. Me llama la atención el tiempo que pasó entre ese discurso que se viralizó y la decisión de la Ministra. El discurso fue en las escalinatas de la escuela, no había toma pero se editó en algunos medios porque cuando yo comienzo a hablar aclaro que no estoy en favor de la toma pero si del reclamo que es la parte que no pasaron”.

“El 8 de este mes me entero por la tapa de Clarín que la ministra me había iniciado un sumario y ahí empecé a ver los tweets donde se refería a mí de una manera irrespetuosa. No está bueno que un trabajador se entere de un hecho tan grave y no tenga posibilidad a defensa porque en definitiva se elevó a la prensa mis datos y fotos de instagram como una especie de castigo social”, denunció.

 

Y agregó: “La Ministra me acusa de estar con un tono violento al hablar, bajar línea y partidismo; pero en realidad tres días antes, a la madrugada les estaban tocando la puerta a las familias del Mariano Acosta, del Lengüitas y otras escuelas notificando un supuesta contravención”. Además, a la institución que dirige luego de eso “le cortan la luz” y “llamaron a estudiantes amedrentándolos”, por eso “salí muy enojado a defender mi comunidad, mis estudiantes pero nunca incité la violencia”.

“Por otra parte, cuando hablan de adoctrinamiento si escuchan la charla no tengo argumentos partidarios pero lo que digo y que quizás molestó, es que es no es posible no ser un ser político porque vivimos en una polis y nuestras acciones siempre son políticas; incluso si yo hubiera decidido callarme también sería una decisión política”, remarcó Pasquarelli.

“Me acusan de adoctrinamiento y ellos adoctrinan instalando una pedagogía del miedo”, apuntó el vicerrector dando cuenta de que para el Gobierno de CABA “hay un adoctrinamiento bueno y un adoctrinamiento malo.

Consultado acerca de las motivacoines que llevan a Acuña a tomar esta medida de esta manera, Pasquarelli aventuró que “hay una situación clara a nivel nacional de disputas por armar fórmulas y evaluar si mide o no la violencia y los discursos más conservadores; y publicar esto en un diario es un acto político partidario para ver si suma o no votos y si realmente la gente lo va a tomar como una manera de orden social”. Y concluyó destacando el sentir del abrazo y acto realizado por la comunidad educativa: “Están cuidándome y a mucha gente no le gusta eso”.

Escuchá la nota completamente:

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico