Redacción Canal Abierto | “Tenemos buenas noticias de que cerró el ingenio San Isidro”, dijo el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales en una suerte de conferencia de prensa. Fallido, exabrupto o sincericidio, las palabras del mandatario golpearon fuerte en las 730 familias que desde hace meses aguardan la resolución de un drama acuciante para ellos y el conjunto del departamento ubicado a 50 kilómetros de la capital provincial.

“Esa frase lo describe en toda su bajeza intelectual, política y moral”, lanzó Mariano Cuenca, líder del Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar San Isidro (SOEASI), y agregó: “lo que para Morales es buena anoticia para el pueblo es miseria, pérdida del trabajo, hambre y sometimiento. Nadie puede alegrarse de las desgracias ocurridas en otra provincia, mucho menos si esa provincia es vecina y comparte el mismo destino que la propia. Eso demuestra lo que es el pueblo y también lo que es Jujuy en la visión de Morales: un feudo con siervos sin derechos”.

Dos semanas atrás los 730 trabajadores ocuparon de forma pacífica y luego abandonaron el predio de la empresa en señal de protesta ante la indiferencia del gobierno provincial y nacional. La medida se enmarcó en una serie de movilizaciones y actividades en las provincias del noroeste y la Ciudad de Buenos Aires.

Desde fines de 2017 el sector viene sufriendo una crisis producto del intento patronal – con la connivencia gubernamental- de reducción de los costos de producción y aumentar los márgenes de rentabilidad. Con ese objetivo, las cámaras empresarias se pusieron de acuerdo para despedir a cerca de 1300 trabajadores en distintos ingenios de la región, algo que desde los gremios también interpretan como un intento de “marcar la cancha” en las paritarias.

en octubre

Nuestros temas