Redacción Canal Abierto | Ayer al mediodía, representantes de ATE y CTA-A acompañaron en conferencia de prensa a Débora, quien denunció públicamente a Guillermo Barona por acoso laboral y abuso sexual. La víctima es trabajadora tercerizada del área de Seguridad e Higiene que presta servicios en el Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR). El acosador es asesor funcionario en el instituto, superior de Débora.

“Débora sufrió agravios por teléfono y en forma personal. Fue acoso sexual y acoso laboral. Ella hizo la denuncia ante los abogados laborales de la CTA-A. Esa denuncia llegó a SEGEMAR y a partir de ese hecho, Barona renunció a su cargo. Los trabajadores y trabajadoras del instituto hicimos una asamblea el 3 de octubre y allí decidimos realizar esta conferencia para visibilizar la problemática”, aseguró Sandra, delegada de ATE SEGEMAR.

Los sindicatos que acompañan la denuncia exigen que no se acepte la renuncia de Barona y que en su lugar abran el sumario correspondiente para que sea despedido con causa. De esta manera, no podría ser contratado por ningún organismo estatal y el sector privado tendría conocimiento de su conducta.

Además, destacan que la precarización posibilitó el acoso y reclaman que Débora sea incorporada como trabajadora de SEGEMAR.

“Fui afectada en mis derechos humanos fundamentales, en mi honor, intimidad, integridad psicofísica, mis derechos sexuales, en gozar de un ambiente de trabajo libre de violencia. Estaba sola porque el único contacto que tenía era con este individuo, que me obligaba a estar sola con él”, declaró la víctima.

El sindicato y la central de trabajadores y trabajadoras acompañan de cerca el proceso. “Ella NO ESTÁ SOLA. Hemos asumido el compromiso de hacer público este recorrido como acción política. Queremos que se sepa, que las compañeras puedan hablar y no tengan miedo, y que los acosadores entiendan que se acabó el tiempo de la impunidad. Es fundamental tomar conciencia del acoso sexual en el trabajo porque es la forma de violencia más frecuente para las trabajadoras, una violencia sexual, patrimonial, psicológica y laboral que hay que parar”, sostuvieron en un comunicado.

Por su parte, Malcolm Ackerley, secretario adjunto de la junta interna de ATE SEGEMAR, señaló que Barona hacía un mal uso de los fondos del organismo. “Ponía la firma para un montón de irregularidades y desmanejos del patrimonio público. Era una pieza de la política de desguace y despidos que llevó adelante el macrismo en el organismo. En 2015 éramos 631 trabajadores a nivel nacional y hoy quedamos 376”, contextualizó.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas