Redacción Canal Abierto | El Equipo Argentino de Antropología Forense fue postulado para el Premio Nobel de la Paz. La propuesta para el reconocimiento que año a año da la Academia de Ciencias de Suecia fue hecha por la Universidad Nacional de Quilmes y el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO). Conformada como organización no gubernamental, el EAAF ha mantenido independencia de los distintos gobiernos que estuvieron al frente de nuestro país.

«Cada hueso recuperado, cada resto identificado, es un triunfo de la verdad y la justicia que alimenta la memoria tan necesaria en el devenir de los pueblos. Argentina, El Salvador, Guatemala, Haití, pero también África del Sur, Etiopía y Vietnam, los caídos en Malvinas, las víctimas de femicidios en la frontera norte de México y los migrantes centroamericanos muertos en sus travesías, son algunos ejemplos –entre muchos más- de que su labor no se agota en las exhumaciones, se prolonga en devolverles nombres e historias a víctimas de guerras y dictaduras y a aportar pruebas irrefutables para la justicia» sostuvo Karina Batthyany, directora ejecutiva de CLACSO en los fundamentos de la postulación. 

«Estamos todavía asimilando la noticia. El reconocimiento en si es un gesto enorme. Nos sentimos muy contentos y felices por esta nominación. También entendemos que en nuestro país la historia de lucha en torno a los derechos humanos es muy fuerte. Organizaciones como Abuelas de Plaza de Mayo, que serían nuestras candidatas, son las precursoras de nuestra existencia como organización.Pero más allá del premio en sí, estamos muy honrados por la nominación. Nuestro interés primordial es seguir trabajando y que las familias confíen en nuestra labor y poder seguir como ahora en un marco de independencia promulgando el derecho a la verdad que tienen las familias de personas desaparecidas», manifestó Mariela Fumagalli, antropóloga integrante del EAAF, a Canal Abierto.

Descargar

Y agregó que «parte de nuestra sorpresa tiene que ver con el perfil que históricamente el EAAF ha tenido con respecto de los medios de comunicación y a la divulgación de su labor. Somos una organización que por lo general tiene bajo perfil. En general nuestro trabajo habla por nosotros, más que nosotros como sujeto. Esto implica un nivel de visibilidad imprevisto que, a la vez, va a poder ser capitalizado a futuro para nuestro principal objetivo que es seguir trabajando en un marco de independencia y seguir en un camino de autofinanciación. Este sería un impulso bastante importante en este sentido».

Descargar

Consultada sobre las implicancias que un premio de estas características puede aportar a su labor, Fumagalli dijo que «si llegamos a ganar y si no también, apostamos a que esto sea un voto de confianza que se profundice con respecto a los actores para los que nosotros trabajamos, que son las familias que tienen un ser querido desaparecido. Si esto contribuye a que más familias se acerquen, donen su muestra de sangre, pongan en nuestras manos sus seres queridos, ya es algo capitalizable».

«Hasta el momento tenemos más de 600 cuerpos de personas desaparecidas no identificadas en custodia a los cuales no hemos podido devolverles su identidad. Así que quizá eso sea un impulso en ese sentido».

Siempre pensamos en tratarlo en esos términos: a cuanta mayor difusión, más cantidad de gente pueda enterarse de nuestra labor y acercarse a nosotros», concluyó la antropóloga.

Descargar

El EAAF fue fundado por el antropólogo estadounidense Clyde Snow en 1984, en el marco de los distintos aspectos que tuvieron las políticas de memoria, verdad y justicia tras el genocidio perpetrado por la última dictadura cívico-militar que azotó a nuestro país. Su primera labor fue la identificación de los cuerpos NN. Si bien este fue el motivo que le dio origen, también prestó su experiencia para la identificación de cuerpos en más de 60 países. En la actualidad, mantienen esa tarea a partir de las muestras de ADN que acercan personas con familiares desaparecidos o dudas sobre su identidad.

Para contactar al EAAF a fin de acercarse a aportar pruebas, comunicarse al 0800-345-3236.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas