Redacción Canal Abierto | “Desde el levantamiento popular del 18 de octubre, y que sigue ocurriendo hoy, no hemos ganado nada. La gente tampoco se fue a la casa y volvió a la normalidad. Bajo ningún punto esto pasó, bajo ningún punto la lucha ha desistido. Sabemos que desde el 8 de marzo en adelante están convocadas muchas marchas, manifestaciones  masivas a lo largo de todo Chile”, exclama Sibila Sotomayor.

Junto a Paula Cometa Stange y Daffne Valdés integra el colectivo artístico feminista LASTESIS que trascendió fronteras en medio del estallido social chileno con la performance “Un violador en tu camino”, dedicado a los Carabineros. En esta entrevista con Canal Abierto, describieron el momento y la manera en la que esta intervención callejera sucedió y cómo el mensaje fue adoptado por mujeres y disidencias en todo el mundo.

“El contenido de lo que se hizo conocido mundialmente opera finalmente como una denuncia o un reclamo que se transforma en colectivo porque está haciendo el tratamiento de una violencia, de una institucionalización que tiene como base el patriarcado, que está vinculada a la formación de los Estados modernos, y que en este caso tiene directa relación con el monopolio de las armas que tienen los militares y la policía”, explica Paula.

Y agregó: “A partir de ahí, la demanda feminista se considera transversal para el resto de las demandas. Ha sido un tema que siempre ha quedado como secundario cuando ocurren estas protestas nacionales. Y ahí toma fuerza de nuevo la lucha del feminismo en su posicionamiento, en función de la búsqueda de por ejemplo un aborto libre, seguro y gratuito, de educación no sexista, y en general apunta a reformular todo un sistema basado en estructuras patriarcales de capitalismo sociales, económicas y políticas”.

El mensaje que transmitieron y su viralización provocaron la convocatoria a acompañar el reclamo por el aborto legal, seguro y gratuito por parte del movimiento feminista argentino, que este 19 de febrero realizó un pañuelazo federal en más de cien ciudades del país. El acto central, frente al Congreso nacional, contó con una adaptación de la performance creada por las chilenas.

“Tantas mujeres en las calles tomando las palabras que nosotras decíamos en Valparaíso, habla de un reclamo que es global y trasciende todas las fronteras porque, lamentablemente, todavía queda mucho trabajo”, siguió la artista.

Por su parte, Daffne resaltó: “El derecho a decidir sobre nuestros cuerpos es una deuda con las mujeres. Tenemos que avanzar en ello y de la manera en la que se pide. En Chile, después de mucho trabajo se logró la sanción del aborto legal en tres causales, pero en la práctica se ponen trabas que hacen que esa aprobación termine siendo una ilusión. Ojalá sea legal lo más pronto posible en todas las regiones”.

Claramente, la potencia de lo colectivo, colaborativo, autoconvocado y autogestionado es lo que aporta la fuerza de la lucha. “Esto es algo que a muchos les cuesta entender, que aquí no hayan otros intereses de por medio, si no que de verdad hay una lucha que no pretende más que desde lo colectivo, desde el cuerpo y desde la performance poder generar cambios concretos y reales para el bien común. Porque al final, el problema no es sólo de las mujeres, si no que es a nivel social”, finalizó Sibila.

Resumen de la entrevista

Entrevista: Sil Juárez

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas