Redacción Canal Abierto | El paro agropecuario impulsado por la Mesa de Enlace, en rechazo a la suba de tres puntos en las retenciones, trajo remembranzas de 2008. Sin embargo, el escenario es tan distinto de aquel abierto con la Resolución 125 como lo son la grieta de ayer y de hoy. Entonces, ésta dejaba de un lado al campo y a todos quienes comulgaran con sus intereses; y del otro al resto de la sociedad. La grieta actual divide al propio campo.

“Los sectores que se enfrentan a esto o declaran el paro, claramente tienen otros intereses. Políticos y económicos. Pero el pequeño y mediano productor, en su mayoría, y las cooperativas, no adhieren al paro, no acatamos y desconocemos ciertas formas de la Mesa de Enlace porque no representa a la mayoría de los productores sino a una porción minúscula. Y su funcionamiento tampoco ha dado ningún tipo de resultado”. Quien así lo afirma es Juan Manuel Rossi, presidente de la Federación de Cooperativas Federadas (FECOFE) que representa a entidades agropecuarias y agroalimentarias.

“Nosotros desde hace muchos años que venimos trabajando, negociando y pidiendo una segmentación de los impuestos en su conjunto. Es decir que a los pequeños productores se les cobre menos que a los más grandes -agrega, en diálogo con Canal Abierto-. Tuvimos una reunión, llevamos propuestas, y la decisión del Gobierno se asemeja mucho esas propuestas que nosotros llevamos. Era una medida para aplaudir, no para combatir”.

Gran parte de quienes integran FECOFE vienen de la Federación Agraria Argentina (FAA), que integra la Mesa de Enlace junto a las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), la Sociedad Rural (SRA) y Coninagro. Sin embargo, de un tiempo a esta parte los cooperativistas pequeños y medianos de esta entidad, al igual que otras del mismo sector, plantearon serias diferencias con la conducción actual de la Federación Agraria, presidida por Carlos Achetoni.

Más información: El otro campo

Ayer, el propio Achetoni, sostuvo en declaraciones a Perfil que el paro había tenido “un impacto interesante” en su segundo día aunque admitió: “Desde nuestras bases algunos acompañaron y otros no. Lo importante es que todo se viene desarrollando pacíficamente sin agravar la conflictividad”.

 

Conflicto de intereses

Su aclaración responde a que la cosa arrancó mal, y el primer día del paro, en Liniers, la comercialización de animales fue récord y lo mismo pasó en Rosario con los camiones de granos. Por eso hoy, en el marco de ExpoAgro que abrió ayer sus puertas, además de las protestas a los costados de las rutas en las que se denunció intimidación a los camioneros que transportaban productos agropecuarios, se llevó adelante una asamblea de productores agropecuarios autoconvocados que reclamó por la suba en las retenciones que alcanzará a los 2600 empresarios más concentrados de la soja.

Para Rossi, no hay razones para la protesta: “La medida que se tomó en estos días para nosotros responde a nuestro pedido de mucho tiempo, entonces no había ninguna duda sobre por qué no teníamos que ir al paro. Que la segmentación podría ser más amplia es cierto, que debería ser mayor la diferencia entre lo que paga un pequeño productor y una gran corporación también es cierto, pero para nosotros es un primer paso. El beneficio de este nuevo esquema va a llegar a 42.000 productores de soja, que son la mayoría. Del lado de la Mesa de Enlace van a decir que el 80% de la soja va a pagar más retenciones, y es cierto, porque ellos hablan del volumen. Ellos defienden a la soja, nosotros a los productores”.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas