Redacción Canal Abierto | ¿En qué medida la actual crisis responde únicamente a la pandemia o a los efectos de la cuarentena? ¿Existen causas estructurales previas e independientes a la irrupción del COVID-19? ¿Cuán cierta o adecuada es la idea de un nuevo orden global post pandemia? ¿Quién o qué país lo podría liderar? ¿Cuáles son las alternativas al problema de la deuda en Argentina, la región y el mundo?

El docente de la UBA, investigador del CONICET e integrante del colectivo Economistas De Izquierda, Claudio Katz aceptó el desafío de Canal Abierto de aventurarse en estas y otras preguntas sobre el mundo que tenemos y el que podría venir. En esta entrevista, algunas respuestas concretas y -lo que es aún más interesante- nuevos interrogantes.

¿El virus del capitalismo?

“La pandemia estremeció al capitalismo, pero el virus fue sólo un detonante o desencadenante que precipitó un conjunto de desequilibrios y tensiones previas. La crisis actual no responde sólo a la pandemia“

“Es imposible hablar de capitalismo previo próspero, una economía en auge y una sociedad en cierta normalidad”

“El Covid-19 hizo estallar las contradicciones y tensiones previas e inherente al capitalismo. Las tensiones en el plano económico eran principalmente dos: la primera, una nueva burbuja financiera y especulativa, al igual que en la década pasada y la gran crisis de 2008 y 2009. En el último tiempo se estaba gestando una burbuja semejante, pero ya no en los créditos hipotecarios sino en el endeudamiento de Estados y grandes empresas”

Una crisis sistémica

“La pandemia veló una crisis precedente producto de finanzas desequilibradas y fantasmales, e hizo creer que la causa era un shock exógeno a la economía”

“Uno de los síntomas -que es periódico en el capitalismo- era la superproducción, es decir, que se generen mas bienes que los que puede consumir la economía, lo que a su vez redunda en caídas de precios y guerras comerciales. En los meses previos a la pandemia teníamos un conflicto muy agudo entre Estados Unidos y China por colocar su sobrante de mercancías en cada uno de los mercados, y a la vez un desplome inédito del precio del petróleo que llevó el barril a menos 35 dólares”

“No hay que olvidar que, al igual que en la mayoría de los mercados de materias primas, las fuertes turbulencias se dieron en la previa a la pandemia. El horizonte ya era de crisis económica y retracción”

“En economías como las latinoamericanas, el detonante es aún más complejo: con 7 años de bajo o nulo crecimiento (la CEPAL auspiciaba un 2020 igual), sobre endeudamiento, desbalance comercial, menores compras de insumos por parte de China, inconvenientes agudos en la cadena de valor de las economías centroamericanas. La crisis que la pandemia hace estallar en América Latina, fue sobre un terreno que ya era crítico. Esta crisis no es ajena a la economía, producto de un hecho natural“

«El COVID-19 fue sólo el detonante para una economía que ya estaba en crisis”

“Estamos viendo un escenario poco común, donde Estados Unidos se cierra sobre sí mismo y se diluye esa imagen de custodio de la sociedad global. Trump hace una exhibición de egoísmo descarado y proclama que sólo le interesa la protección de los ciudadanos de su país y va al mercado mundial a disputar como un bandolero la adquisición de insumos sanitario. Ya no hay disfraz de ayuda humanitaria, y eso golpea fuerte a las elites latinoamericanas que construyeron su ideología y formas de dominación siguiendo los patrones norteamericanos”

“El capitalismo ha globalizado los negocios, pero no la salud. Los individuos, turistas o viajeros, recorren el mundo pero no hay una Organización Mundial de la Salud acorde a esa globalización. Siguen siendo los Estados Nacionales los que se ocupan de este tema”

Un virus que no entiende de clases sociales 

“Si comparamos con epidemias de siglos pasados, la ciencia ahora ha permitido contener los efectos de una pandemia de estas características”

“Después de la última gran guerra han operado con fuerza dos tendencias importantes: una fue la democratización y conquista de derechos sociales, como resultado de la primera y segunda guerras mundiales, y valorización de la vida humana; por otra parte, el capitalismo tiene que lidiar con esto y no puede recurrir de forma explícita, como sí lo ha hecho en el pasado, al darwinismo social condenando a muerte a todos los que se tengan que morir. Quienes en un principio sugirieron esta postura, Johnson y Trump, luego tuvieron que dar marcha atrás. El único que ha dado continuidad a estos discursos y prácticas, es Jair Bolsonaro. Esto obedece al componente fascista del Presidente de Brasil, el único marco ideológico en el que puede prosperar el darwinismo social”

“El capitalismo necesita preservar su cuerpo dirigente a sabiendas de que una pandemia, aunque está afectando en mayor medida a quienes viven en peores condiciones, biológicamente no discierne entre clases sociales”

La falsa dicotomía economía vs. salud

“Ante una pandemia, no puede haber contradicción entre salud y economía: los sanitaristas definen qué hay que hacer y los economistas tienen que subordinarse y pensar qué opciones existen frente al escenario en cuestión”

“Puede haber consenso entre sanitaristas o epidemiólogos, pero no entre economistas“

“En las ciencias sociales no existen ese tipo de consensos porque se debaten repartir costos o beneficios en función de los intereses sociales en disputa”

¿Un nuevo mundo?

“Mucho se ha discutido al respecto, pero es imposible saber si se viene otro mundo y cuál podría ser. Creo que no estamos en vísperas de un nuevo mundo, sino frente a una gran crisis. Para saber cómo va a ser lo que viene, primero tiene que haber un desenlace de esa crisis”

“Por el momento sólo tenemos tendencias, pistas. Pero todo va a depender del resultante de una lucha política: que de la crisis surjan gobiernos mas derechizados o proyectos progresistas con variantes radicales. Según cuál sea la opción que se forje en esta crisis, ese será el mundo que se viene”

“El escenario mas interesante es el de América Latina, con gobiernos que adoptan políticas de protección de la población frente a los negocios del mercado -el caso argentino- y modelos de solidaridad -el ejemplo más claro es el de los médicos cubanos”

¿Una nueva Latinoamérica?

“La crisis actual le ha conferido a los gobiernos derechistas el gran pretexto para militarizar las calles, introducir el estado de excepción y disolver el clamor de las grandes revueltas del año pasado. Sin embargo, creo que es un oxígeno transitorio, de un escenario necesariamente precario. Cuando la pandemia concluya, el escenario económico y social va a ser terrorífico, frente al cual la derecha tiene poco para ofrecer. El neoliberalismo es un modelo de gestión que tiene poca capacidad de actuar con forma de intervención estatal, no muy afín al manejo de políticas públicas. Y en el próximo período, con sociedades desgarradas y economías pulverizadas, va a haber -sí o sí- una necesidad de políticas públicas. Sólo se va a poder encarrilar algo con una fuerte intervención del Estado”

“El neoliberalismo ya no es una ideología basada en la proyección de la felicidad y el consumo. El neoliberalismo hoy es una ideología de muerte, del individualismo más egoísta, del reclamo reaccionario por la apertura de la economía en desmedro de las otras vidas. Estamos ante la faceta más anti humanista del neoliberalismo”

“El campo popular o los movimientos sociales están en un paréntesis, preparándose ante un escenario que va a reclamar intervenciones políticas muy decididas y sin tibiezas”

Tres debates que se vienen: deuda, impuestos y renta básica

“Hoy hay múltiples voces que plantean una condonación por parte de los organismos multilaterales y quitas de parte de acreedores privados. En el caso argentino, no veo ninguna razón para que plantee ilegítima la deuda con los especuladores y legítima la de los organismos multilaterales (FMI o Club de París)”

“Corresponde suspender el pago de intereses, hacer una auditoria total de la deuda, discriminar lo legítimo de lo ilegítimo y pagar lo que corresponde. Las deudas se pagan, los fraudes no se pagan”

“No hay margen para poner en pie la economía sin suspender el pago de aquellas deudas que son estafas”

“La crisis está produciendo una contracción descomunal, liquidando la recaudación impositiva y obligando a un gasto fiscal mayúsculo. Si el circuito de la deuda va a entrar en cortocircuito, es indispensable buscar vías directas para garantizar el financiamiento de los Estados: una forma, y algo que ya se está discutiendo en todo el mundo, es el impuesto a las fortunas. Argentina podría llegar a convertirse en el caso testigo y primer ejemplo de una “tasa COVID” para que los más acaudalados solventen los gastos de emergencia”

“Otra discusión es en torno a la renta básica, los gastos sociales; todas las medidas que se están adoptando, como prolongar los pagos de las tarjetas de crédito, posponer los pagos de alquileres y suspender aumentos de tarifas. En definitiva, la cuestión es si los planes de rescate que instrumentan los Estados van a tener el gasto social como prioridad o si van a ser un subsidio al capital. O sea, si no va a servir, como ocurrió en el pasado, para encubrir una socialización de las pérdidas después de una privatización de ganancias.”

La disputa EEUU-China y posibles liderazgos a futuro

“Veníamos de una disputa entre dos modelos: uno con un fuerte grado de globalización, el de Trump, con una economía mundial entrelazada con negociaciones bilaterales. Y el modelo chino, que rescataba el patrón anterior, el de Davos, libre comercio y fronteras abiertas”

“En este escenario, tan novedoso, no sabemos qué tipo de globalización y liderazgos emergerán luego de la pandemia”

“Por lo pronto, desde que arrancó la pandemia, vemos cómo China tiene una actitud contrapuesta a la estadounidense: envía respiradores, comparte investigaciones para una vacuna mundial, una actitud mas amigable. Habrá que ver qué implicancias tiene esa actitud con la relación con Latinoamérica“

“Creo que vamos a tener un gran test de lo que puede venir en caso de que se produzca una escalada de defaults de los países que le deben dinero a China”

 

 

Ilustración: Marcelo Spotti

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas