Redacción Canal Abierto | Esta nueva entrega, la serie Educación viral reunió a docentes de escuelas públicas que le buscan la vuelta, la veta y la onda a este aislamiento que no tiene horarios, ni organización semanal, que pueda templar las necesidades de respuestas de alumnos y alumnas.

Mónica Lungo es de la provincia de Córdoba, educadora popular, fundadora de la escuela Alegría Ahora y creadora de la Pedagogía del Amor Político. “La verdadera pandemia es la desigualdad” sentencia y enumera las dificultades enormes y variadas de las familias con las que trabajan cotidianamente. Mónica habla de la “politicidad de la educación” sin titubeos.

Las realidades suman, en muchos casos, familias numerosas, con poco trabajo, con celulares malos, sin notebooks y sin servicios básicos, con situaciones de violencia y estigmatización de los barrios que habitan, y con docentes que arman ollas populares. “Empezamos cocinando los días sábados y ahora lo hacemos tres veces por semana”, dice Daniel Medina, maestro, desde hace 30 años, de enseñanza para adultos en el barrio Las Flores de Rosario.

“Cuando hablamos con los pibes nos cuentan que hacen la tarea en el horario que pueden, y si pueden, porque no tienen datos, o cuando van a la escuela a buscar el bolsón de alimentos y se encuentran con la tarea impresa. También el piberío sostiene que lo que más extrañan de la escuela es a sus docentes y compañeros”.

“Parece extraño que un barrio que está a 10 cuadras de la Casa Rosada no tenga internet” dice -y no lo cree aunque lo viva-, Florencia Diasprotti, docente y tutora de la escuela Carlos Mugica del barrio de Retiro, corazón educativo de la Villa 31 o barrio Carlos Mugica.

“Nos encontramos con un montón de chicos y de chicas que no tenían manera de hacer la tarea. Las encuestas virtuales te llevan a que, para pedir una notebook tengas que llenar un formulario online. Hicimos una campaña de donación de celulares, logramos conseguir un montón de teléfonos, no sólo por la tarea, que no es la prioridad hoy, sino para poder mantener un contacto y vinculación, corriéndonos de la tarea en sí misma, aunque siga siendo ésta una tarea pedagógica que implica poder estar con las familias que lo necesitan y que lo sufren”, describe.

“Desde las escuelas estamos dando módulos de alimentos por mes. Las tareas, nos cuentan,  las hacen cuando pueden por la propia dinámica familiar. Ver las condiciones en las que viven todas esas familias, y que les quede energía para acompañar a sus hijos e hijas, se comprende que no sea nada fácil” agrega Martín Vidal, docente y directivo de una escuela primaria de Florencia Varela.

Compartimos este nuevo capítulo de un relato colectivo y miradas comunes sobre pandemia, aislamiento, solidaridad y educación. Y como si fuera poco, casi al final, se cuelan superheroínas y niñeces que eligen no mentir.

 

Texto y conducción: Corina Duarte
Edición y producción general: Pablo Martínez Levy

 Te puede interesar: La Educación Viral. Capítulo 1, No estábamos preparades.

 

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas