Redacción Canal Abierto | Nora Cortiñas, Estela de Carlotto, Ana Careaga, Pablo Llonto y Víctor De Gennaro, junto al abogado español Jacinto Lara encabezarán mañana desde las 17 un homenaje virtual al destacado Carlos Slepoy, jurista argentino que motorizó el concepto de “jurisdicción universal”, que abrió la puerta para lograr perseguir penalmente a los responsables de crímenes de genocidio refugiados en amnistías, leyes de impunidad, escondites políticos y dificultades geográficas. Preso de la dictadura, exiliado en España, dedicó más de 40 años de su vida a la lucha por los derechos humanos, juzgando criminales del franquismo, de la dictadura argentina y de otras partes del mundo. Falleció en 2017, en Madrid, a los 67 años.

La iniciativa es parte de una serie de reconocimientos del Club Atlético Lanús, del cual “Carli”, como se lo conocía, fue hincha fanático toda su vida.

“La gente del club es muy amorosa, nos sentimos muy reconfortados. Siempre hubo reconocimientos, pero esta vez, por ser del fútbol, llama más la atención”, valora su hermana Silvia, consultada por Canal Abierto.

Totem

El homenaje comenzó la semana pasada con la inauguración de un tótem recordatorio de la figura de Slepoy en una de las calles internas del polideportivo de Lanús, al costado del estadio.

«Ha sido un defensor de la Jurisdicción Universal, para permitir el juzgamiento de los crímenes perpetrados por las dictaduras de cualquier país. Fue iniciador de los juicios a los genocidas argentinos en España cuando no se podían hacer aquí. Colaborador en las investigaciones sobre las niñas y niños apropiados por la dictadura militar, llevó adelante hasta su muerte la investigación y el juicio por los desaparecidos del franquismo. Y por supuesto, fue hincha fanático del Grana», explicó la institución.

En la inauguración estuvieron presentes representantes de organismos de derechos humanos, de gremios como ATE y la CTA Autónoma, junto la familia y el presidente del club Nicolás Russo.

En esa ocasión, Silvia Salcedo, de la subcomisión de Derechos Humanos de Lanús, contó que fue en el documental El silencio de otros (disponible en Netflix), sobre los juicios a los criminales del franquismo, donde vieron “que en su biblioteca tenía una taza con el escudo de Lanús” y a partir de eso se contactaron con la familia.

En tanto, resurgió una declaración de “Socio Ilustre” que el granate le había entregado en 1997 a propuesta del dirigente de la CTA Víctor De Gennaro, con una carta firmada por el presidente del club de aquellos años, Emilio Chebel, y un pedazo de tablón de la vieja tribuna del grana. Un fragmento de la carta y la foto de Slepoy con el obsequio pueden verse en el recordatorio emplazado el pasado jueves 3 de diciembre.

“Me enteré que era hincha de Lanús por intermedio de Adriana Calvo –contó De Gennaro- vine al club, le expliqué a los directivos, y en un acto por los derechos humanos en la CTA le dimos un tablón. Se puso a llorar y recordó inmediatamente a su padre, con quién asistía a la cancha”.

Sobre eso, Silvia Slepoy recuerda que “ya hubo un reconocimiento en vida, pero esto es muy importante para los que sabemos lo que representaba este equipo para él y para mi papá”.

“Él vivió 40 años en España y los domingos se comunicaba con mi papá para saber cómo había salido el partido de Lanús, esa pasión era uno de los tantos lazos que lo mantenía unido a Argentina”, agrega, y destaca que  la visibilización de la lucha de Carlos Slepoy “puede servir para que lo conozca gente que no está ligada a los derechos humanos”

“Cuando el falleció pusieron una bandera roja, una bandera republicana, el pañuelo de Las Madres y el banderín de Lanús, sus grandes pasiones”, sintetiza Silvia.  


Te puede interesar: Los crímenes del franquismo en la mira de la Justicia argentina | Entrevista a “Chato” Galante

El sur

Banfield, eterno rival de Lanús, a través de su comisión de Derechos Humanos hizo llegar un acompañamiento a las actividades de reconocimiento a Slepoy.

“UNA CALLE NOS SEPARA, PERO MILES NOS UNEN. Desde Banfield por los Derechos Humanos adherimos y acompañamos el reconocimiento que realizará el granate a Carlos Slepoy, una de las personas que mas luchó por el juicio, castigo y reconocimiento internacional del genocidio perpetrado en nuestro país, que además era fanático de Lanús. Nuestrxs vecinxs del Club Atlético Lanús salen a la cancha, no a jugar un partido más sino a jugar El partido de los Derechos Humanos. En este andar que nos encuentra hermanadxs podemos aprender de quienes tenemos al lado y conocer la historia de nuestro pueblo, que es de lucha, resistencia, diversidad y dignidad”.

Carli

Carlos Slepoy integró el Frente de Abogados del PRT-ERP. Fue detenido el 13 de marzo de 1976, estuvo preso en Devoto y en la Unidad 9 de La Plata. Finalmente expulsado del país por la dictadura y exiliado en España desde octubre de 1977. Con su tarea transnacional consiguió llevar a juicio, desde España, al marino Adolfo Scilingo por los vuelos de la muerte, que luego fue procesado por Baltazar Garzon y condenado a 640 años de prisión. En el 2000 también logró la detención en México, extradición y procesamiento del genocida Ricardo Cavallo, jefe de la Escuela de Mecánica de la Armada, quien actualmente cumple condena en Argentina.

Su intervención en el proceso contra Augusto Pinochet fue determinante para lograr la detención del dictador chileno en Londres. Fue impulsor y querellante del histórico juicio que en España se desarrolló contra represores del terrorismo de Estado en Argentina. También participó de las causas contra el dictador de Guatemala Efraín Ríos Montt, y fue uno de los organizadores de la Querella Argentina que desde hace diez años busca condenar a los responsables de los delitos del franquismo en los tribunales de nuestro país.

Su hermana recuerda: “Más de 20 años se dedicó al derecho laboral, hasta que en 1996, con las leyes de Obediencia Debida y Punto Final comenzó con la justicia universal”.

Una noche, en 1982, cruzando una plaza de Madrid intercedió ante un policía que estaba golpeando con su arma a un joven. Se presentó como abogado de UGT, el sindicato del PSOE, y el efectivo guardó la pistola. Cuando se disponían a ir hacia la comisaría el uniformado le disparó por la espalda, a quemarropa. Ese disparo le produjo complicaciones que lo llevaron a una silla de ruedas en los últimos años de su vida.

“Ante a la adversidad siempre iba al frente, los obstáculos le daban más fuerza, fue una persona con una claridad y una fuerza en sus convicciones muy grande, y con una gran determinación para llevarlas a cabo”, resume su hermana Silvia.

 

Te puede interesar: Murió Carlos Slepoy en España, y es llorado en dos continentes

 

Para participar del homenaje de este sábado 12 de diciembre hay que escribir a ddhh@clublanus.com. Comienza a las 17. Durante la jornada, además, se va a proyectar un video del día de la instalación del tótem.

Video de la actividad/homenaje
Actualizado 13/12/2020

 

Fotos: Nicolás Villalobos

Recibí más periodismo de este lado