Redacción Canal Abierto | La constante suba en los casos y la circulación comunitaria de nuevas cepas de coronavirus encendió las alertas de especialistas y autoridades gubernamentales. A las restricciones puntuales anunciadas por  Alberto Fernández hace tan sólo unos días desde la Quinta de Olivos, en las próximas horas se sumarían las resueltas por el gobierno bonaerense y el Ministerio de Transporte de Nación.

Distinto parece ser el panorama en la Ciudad, uno de los dos distritos donde se observa la más preocupante escalada en la curva de contagios. Aunque con matices al interior de su gabinete, la línea que por ahora parece seguir Horacio Rodríguez Larreta es la de eludir la implementación de medidas para reducir la circulación y actividades más riesgosas.

“Hace una semana venimos alertando sobre el fuerte aumento en la ocupación de terapias, pero desde el gobierno porteño no nos dan bola y naturalizan una situación que a esta altura es gravísima”, señaló a Canal Abierto el delegado de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) en el Hospital Rivadavia. “En nuestro centro de salud ya no hay camas libres, en el Hospital Fernández ahora agregaron y se llegó a las 40 camas, de las cuales 36 están ocupadas”.

“La situación hoy es más grave aún porque en los últimos días renunciaron 48 enfermeros y enfermeras, que son los que ingresaron por la pandemia pero debido a la situación laboral, la precarización y los bajos sueldos, tomaron la decisión de irse del Hospital”, indicó.

Según advirtió el representante gremial, en estos momentos hay pacientes esperando en los pasillos del Rivadavia. “A esto se suma un grado de violencia de parte de gente que llega con síntomas y asustada, y se encuentra con que tiene que esperar horas o escenarios de mucha tensión en las guardias”, señaló Arrechea, quien detalló que al día de hoy todo el personal de la institución recibió al menos una dosis de la vacuna contra el Covid 19.

Fotos: @dicoluciano

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico