Redacción Canal Abierto | Este miércoles, el Gobierno nacional oficializó el regreso del programa Conectar Igualdad, plan mediante el cual distribuye netbooks a estudiantes y docentes de escuelas públicas secundarias y de educación especial.

El texto publicado en el Boletín Oficial señala que el programa se financiará con las partidas que anualmente asigne la Ley de Presupuesto General de la Administración Nacional a Educación, con fondos provenientes del Tesoro Nacional.

Busca aportar “recursos tecnológicos” a la comunidad educativa, puntualmente a estudiantes y docentes de secundarias públicas, escuelas de educación especial de gestión estatal e institutos de Formación Docente. El resto de los niveles educativos está previsto que reciban los beneficios del programa de acuerdo a criterios elaborados por el Ministerio de Educación.

El programa creado en 2010 bajo la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner alcanzó a entregar 5.300.000 de computadoras hasta el fin de su mandato. En 2018, el entonces presidente Mauricio Macri decretó el cierre del programa y lo reemplazó por otro donde la entrega de netbooks no estaba prevista y apuntaba a una capacitación de manejo de nuevas tecnologías.

Te puede interesar: “Quitarles las computadoras a los chicos es sacarles un derecho más”

En la investigación de Conectar original se expuso que este fue un programa de vanguardia, en una época donde en general, en América Latina y en el mundo, se reconocía el rol de las computadoras y el rol de las tecnologías en la educación como algo importante. “Los dos países que lo desarrollaron con mayor profundidad fueron Uruguay y Argentina. En el resto de los países fueron demostraciones generales y algunos proyectos pilotos. Nadie lo llevó a la dimensión que lo hicieron Uruguay y Argentina”, señaló Evaristo Carriego, miembro de los Equipos Técnico Territoriales del primer Conectar Igualdad, y coordinador del área de Educación Virtual de la Universidad Nacional Arturo Jauretche.

A su vez, añadió: “Fue un avance muy grande y un punto de partida. Esta segunda versión de Conectar Igualdad es una oportunidad para mejorar las cosas. También es importante entender que incorporar tecnología en la educación no solo tiene que ver con brindar los equipos, que es el primer paso que atiende a la brecha de acceso. También es necesario brindar estrategias, capacitaciones. Particularmente también espero que este sea un momento para crear. El Ministerio de Educación tiene la capacidad de abrir una ventana de creación”.

Te puede interesar: Conectar Igualdad: “Las tecnologías deben estar ligadas a la democratización del acceso al conocimiento”

En este sentido, Carriego sostuvo: “Las tecnologías y las brechas son temas complicados en términos de sostenibilidad. Por lo tanto, apostar a la creación, a la investigación y a la producción nacional son piezas claves para sostener el proceso en el tiempo. La creación de material didáctico que acompaña todo esto es también una pieza clave porque incorporar a los docentes y a los especialistas en la creación de material que sea significativo para lo que se enseña es muy importante”.

Lo que la pandemia nos dejó

El aislamiento social que impuso la pandemia hizo reconfigurar los modos de trabajar y estudiar. Lo remoto se volvió moneda corriente y, en particular, alumnos y docentes vivieron un año y medio de clases por plataformas digitales. Esta nueva realidad expuso problemas de fondo que al día de hoy siguen sin resolverse en su totalidad.

Te puede interesar: La conectividad como derecho humano

“Los dos problemas que vimos en la pandemia eran la conectividad y el equipo. Trabajar productivamente en educación también requiere el equipo para poder escribir bien. Con los celulares se trabajó mucho, pero tienen una limitación. Leer y escribir en un celular se hace difícil, por lo tanto, el equipo es importante. El siguiente paso sí es la conexión. Esto facilita la distribución y el acceso, especialmente en aquellos lugares más alejados de los centros urbanos y en los barrios más populares”.

Computadoras y algo más

Como trabajador territorial de la primera etapa de este programa, Carriego manifestó: “En base a mi experiencia, es necesario pensar en todo el proceso que incluye al servicio técnico para dar solución a aquellos problemas que siempre van surgiendo. Recuerdo que los usos que hacían los chicos en el primer Conectar Igualdad, y era un uso intensivo de las computadoras. Si la computadora es la única en la casa, ese uso es intensivo, termina necesitando del servicio técnico, y eso debe ser contemplado”.

Y subrayó: “Es necesario también pensar en la dimensión didáctica, la dimensión específica de cada materia, la realidad territorial de cada escuela, la potencialidad de tener un conjunto de computadoras y estudiantes trabajando juntos para establecer proyectos desafiantes para la escuela y para la comunidad que puedan abarcar la resolución de problemas sociales. Hay una potencialidad en el desarrollo de ese programa que hay que tener en cuenta y estimular”.

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico