Canal Abierto Radio | Tras la renuncia del Ministro de Economía Martín Guzmán, el pasado sábado a través de una carta dirigida al Presidente Alberto Fernández, se profundizó en el país la desestabilización monetaria con un aumento en el dólar de casi 70 pesos en dos días, con una incertidumbre sobre el rumbo de la economía Argentina tras un acuerdo con el FMI propiciado por el exfuncionario y un plan de ajuste que acrecentó los índices de desigualdad social durante su gestión.

“Es sorprendente la renuncia, los términos, las características, porque es en medio de una corrida cambiaria que tiene componentes de carácter político por las declaraciones irresponsables de la oposición, tiene componentes vinculados al cambio en el escenario internacional pero tiene también componentes ligados a las debilidades propias de la gestión de Martín Guzmán. Uno, central, fue no haber trabajado en construir condiciones de mayor fortaleza de las cuentas públicas y de mayor capacidad regulatoria del Estado sobre el funcionamiento de la economía”, expresó Claudio Lozano, economista, presidente de Unidad Popular en el Frente de Todos y director del Banco Nación, diálogo con Canal Abierto Radio.

En este sentido indicó que “claramente el Estado argentino necesita una revisión completa de extensiones, subsidios, extensiones promocionales” para que “tenga condiciones de equidad para la población, cosa que no se hizo”, por lo que “terminó dependiendo de manera creciente y abusiva del endeudamiento interno en pesos por una decisión del Ministro”.

“Los que proveen el financiamiento no son neutrales -precisó Lozano-, sino que son los grandes capitales locales, el poder económico local, el establishment financiero dominante y consecuentemente se trata de actores cuyo vínculo con la política nacional es, por lo menos, conflictivo”.

Asimismo, el dirigente criticó “la forma en que se fue” el ahora exministro: “En vez de hacerlo de manera concertada con el Presidente de la Nación para hacer un traspaso razonable, lo hace dando un portazo, llevándose a los secretarios con él y pidiendo incluso a los asesores que entraron durante su gestión que se vayan también, intentando vaciar el Ministerio”.

“Todo lo que hizo fue contribuir a un salto cambiario en la Argentina luego de transformarnos en rehén del poder económico local y de haber llevado al país a una negociación absolutamente irresponsable con el FMI”, cuestionó.

“Su experiencia ha sido muy complicada”, según el economista, dando cuenta que “fue el padre de la puesta en marcha de un ajuste fiscal en 2021 en el marco de una estampida de los precios que terminó debilitando las condiciones distributivas de la recuperación económica, ampliando la desigualdad y generando la derrota electoral del Frente de Todos”.

“Tenemos una economía con un 70% de tasa de inflación que está desacelerando su crecimiento y donde el ingreso promedio de un trabajador está en torno a los 60 mil pesos con una canasta básica que está por encima de los 190 mil pesos y con 500 puntos de riesgo país”, detalló Lozano dando cuenta del escenario complejo que dejó en el país tras su renuncia con una inflación que supera el 60% anual. “No ha dejado un buen saldo su paso por el Ministerio”, declaró.

Silvina Batakis, nueva ministra de Economía Argentina.

En cuanto a los desafíos para la nueva ministra Silvina Batakis, Lozano indicó: “Es una oportunidad de modificar el rumbo que ha tenido hasta acá la política económica. Hay que hacer política económica buscando los socios y acuerdos políticos para poder tener mayor márgenes de autonomía. Es urgente un programa popular y anti-inflacionario disciplinando los precios y no llevar adelante un proceso de ajuste, estabilización con suba de tasas de interés y enfriamiento de la economía porque eso también es un plan anti-disciplinario”, destacó.

“Es imprescindible replantear la política de ingresos y creo que ahí es fundamental la puesta en marcha de un salario universal que garantice una Argentina libre de hambre” sostuvo indicando que “el tratamiento integral de la pequeña y mediana empresa” es clave para “poner en marcha también una estrategia productiva de sustitución de importaciones” porque en el país hay empresas públicas y privadas que podrían encargarse de abastecer cosas que se importan evitando el “consumo de divisas, teniendo en cuenta las limitaciones que tenemos en materia de dólares”.

Otro tema “es el fortalecimiento de la economía popular” que “permita poner en marcha un motor que garantice inclusión e inversión social necesaria”. “Hay otro rumbo para hacer y sus actores son los trabajadores, las pymes, la economía popular, las cooperativas. Hay que articular a esos actores por detrás de un objetivo de construcción política y económica para que sean el respaldo de la Ministra y que se pueda encaminar un rumbo diferente al que marcó Guzmán”, sintetizó el economista político.

Te puede interesar: “La economía es una ciencia social”: cómo piensa Silvina Batakis

Escuchá la entrevista completa:

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico