Redacción Canal Abierto | Luego de que un conductor atropellara y matara a Cinthia Choque e hiriera gravemente a Santiago Siciliano, los porteños tomaron conocimiento de las difíciles condiciones laborales en que se encuentran los agentes de tránsito de la Ciudad de Buenos Aires.

Desde entonces, las repercusiones al respecto fluctúan entre las medidas de fuerza de los trabajadores para acabar con la precarización y el hostigamiento oficial -que en enero incluyó 81 despidos– contra quienes intentan mejorar dichas condiciones.

En este sentido es que este viernes 28 de febrero arranca un acampe impulsado por la Asociación Trabajadores del Estado para exigir la reincorporación de los cesanteados y el fin de la persecución laboral.

“Además del salario bajísimo, no tenemos obra social, aguinaldo, no hay antigüedad ni ART”, detalla en esta entrevista con Canal Abierto una de las agentes que vienen impulsando la organización del colectivo en la CTA Autónoma, Daniela Huerta. “La mayoría tenemos dos trabajados para poder sobrevivir”, agrega.

A su vez, y siendo un sector con amplia mayoría de agentes mujeres, denuncian situaciones sistemáticas de violencia de género y acoso. “Sufrimos múltiples tipos de violencia de género, pero frente a las denuncias no se toman medidas para resolver el problema de raíz. Es más, en muchos casos, quienes violentan a alguna compañera siguen conviviendo en los espacios de trabajo”, explica Rocío Herrera, otra de las impulsoras.

También te puede interesar: “Las contrataciones son precarias pero las exigencias son formales”

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas